En muchas ocasiones y estamos vinculados a personas «tóxicas» esas que siempre tienen un comentario negativo o un panorama tan gris que desanimaría hasta al más optimista. Y su actitud y comentarios acaban siempre por minimizar nuestro buen humor

Hablar  de mala energía  No es hablar de  espíritus o males de ojo, al referirnos a personas con energía negativa hablamos más bien de sus emociones. Estas personas normalmente  crean un ambiente hostil a su alrededor, hasta el punto de atraer situaciones desagradables como mucho sueño y pesadez de la gente que se encuentra cerca, en sus hogares los aparatos electrodomésticos se desomponen continuamente, la enfermedad prevalece a sus alrededores, entre otras muchas cosas.

Resultado de imagen para negative persons

¿Pero como podemos reconocer a estas personas?

Su apariencia

Las personas con energía Negativa las podemos identificar desde lejos. Seguro que puedes visualizar a esa persona de tu entorno que apenas sonríe. De hecho, la cara larga es su mejor atuendo y las quejas su forma de vida. Y es que, la persona con energía negativa se queja de todo, especialmente de lo que no tiene solución, y hasta de lo que le sucede a terceras personas,  como si quejarse sirviera de algo.

La tensión

Cuando estás cerca de una persona con energía negativa se percibe la tensión. Se crea un  ambiente de tensión que se hace evidente alrededor y del que quieres escapar enseguida. Los problemas comienzan a crearse alrededor y un aire de insatisfacción azota todo el ambiente. Las personas con mala energía suelen pensar que están saladas o tienen mala suerte, pero en realidad, ellos atraen, con su actitud, a los problemas.

Te roban tu energía

Seguramente  te ha sucedido alguna vez que has hablado con una persona que ha hecho que tu energía desaperezca, quedando totalmente débil. Puede que tú estuvieras contento hasta el momento de verla, pero después de tratar con esa persona te sientes algo más negativo y sobre todo mucho más cansado. Y es que, las personas con energías negativas absorben toda la energía de su alrededor convirtiéndola en pura negatividad. Esto les convierte en personas tóxicas de las que es mejor alejarse.

Los comparto la siguiente parábola Budista que nos enseña que para ser felices debemos de aprender a ignorar a muchas personas:

Resultado de imagen para parabola budista

Ignorar es un arte

Se cuenta que en una ocasión, un hombre se acercó a Buda y, sin decir palabra, le escupió a la cara. Sus discípulos se enfurecieron.

Ananda, el discípulo más cercano, le pidió a Buda:

– ¡Dame permiso para darle su merecido a este hombre!

Buda se limpió la cara con serenidad y le respondió a Ananda:

– No. Yo hablaré con él.                          

Y uniendo las palmas de sus manos en señal de reverencia, le dijo al hombre:

– Gracias. Con tu gesto me has permitido comprobar que la ira me ha abandonado. Te estoy tremendamente agradecido. Tu gesto también ha demostrado que a Ananda y a los otros discípulos todavía pueden invadirle la ira. ¡Muchas gracias! ¡Te estamos muy agradecidos!

Obviamente, el hombre no daba crédito a lo que escuchaba, se sintió conmocionado y apenado.

Esta parábola nos muestra qué significa exactamente ignorar, una palabra que a menudo tiene una acepción negativa y que puede hacer que nos sintamos “malas personas” por ignorar a los demás.

Ignorar es simplemente no permitir que las palabras, actitudes y comportamientos dañinos de los demás hagan mella en nuestro equilibrio interior. No es necesario recurrir a la violencia velada ni hacer malas acciones, consiste simplemente en crear una capa protectora a tu alrededor.

Se trata de aprender a ignorar a ciertas personas en ciertos momentos, ni siquiera es necesario alejarse de ellas porque, al fin y al cabo, todos tenemos luces y sombras. Ignorar no es una forma de venganza ni una manera para hacer sentir al otro inferior, es tan solo una manera de protegerte.